martes, 10 de mayo de 2016

Cadaval, Santo Medero y Peña Villa desde Molleo (Siero).

Peña Cadaval, Pico Santo Medero y Peña Villa desde Molleo (Siero).
Sierra de Paranza.


(Peña Villa)

Hoy propongo una ruta muy sencilla recorriendo la Sierra de Paranza, en los límites del concejo de Langreo con los de Siero y Noreña, para ascender a sus tres modestísimas cotas más representativas: la Peña Cadaval, que es vértice geodésico, el Pico Santo Medero, techo de Noreña, y la Peña Villa, cumbre con un carácter más montañero y por lo tanto, a mi modo de ver, la más interesante de esta sierra.
Un paseo muy asequible sin pretensiones ni grandes desniveles, que discurre mayormente por carretera y pistas.
 Ideal para ocupar una mañana o una tarde, ya que se hace bastante rápido.


Cota mínima: 388 m.
Cota máxima: 591 m.
Desnivel acumulado: 410 m.
Distancia: 10 km.
Tiempo: 3:30 h (Con las paradas).

Aquí os dejo el track:

Por la autovía AS-I, y en la salida de Bendición, enlazamos con la AS-246, sentido Gargantá, que recorremos menos de 1 km para desviarnos en el K 26 por la SI-7, donde seguimos las indicaciones para coger la carretera que rápidamente nos asciende a Molleo.
No hay mucho sitio para aparcar, así que recorremos el pueblo a lo largo, dejando el coche a la salida del mismo en un pequeño hueco al lado de la carretera (388 m), justo antes de la bifurcación que vemos en la imagen y por donde empezamos a caminar tomando el ramal izquierdo en ascenso y siguiendo las indicaciones del GR-105 "Ruta de las Peregrinaciones".

Rápidamente nos elevamos a la casa de Los Umeros (441 m) que, tras rebasarla, vemos ya nuestra primera cumbre del día: el Pico Cadaval, sobre el caserío homónimo que le da nombre.
(Pinchar para ampliar)

Continuamos unos metros ya por pista y por la que continúa el GR-105, para abandonarla en esta bifurcación tomando el camino de la derecha en aproximación a la base del pico.

Camino que inicialmente discurre entre altas cotoyas para luego encajonarse, pero que se recorre sin problema.

Salimos así a zona abierta en la base del pico que ascenderemos por su vertiente occidental.
Dejamos a nuestra izquierda una curiosa brecha en la caliza.

Brecha donde vemos abiertas unas vías de escalada.

Bordeando la grieta por su derecha vemos un senderín que asciende entre la cotoya y que nos dejará rápidamente en la cumbre con poco esfuerzo.

Una vista atrás donde podéis apreciar la brecha a nuestra izquierda.

Cumbre de la Peña Cadaval (513 m).
Con su vértice geodésico y un curioso buzón de cumbre hecho a partir de un elemento aislante de una línea de alta tensión.

Muy guapas vistas de esta zona central de Asturias.
Al Noreste, podemos apreciar la Sierra del Sueve.

Al Sureste, la Sierra de Peñamayor.

Hacia el Sur, Peña Mea, CuchuRetriñón.

Al Suroeste, la Peña Villa en el extremo Suroccidental de esta Sierra de Paranza que vamos recorriendo. Al fondo, la Sierra del Aramo.

Un poco de zoom a la Peña Villa y el Santo Medero. Vemos que este último, más que pico, es una pequeña loma.

Del Noroeste al Norte, Oviedo bajo la Sierra del Naranco y la planicie de Siero, que se extiende hasta Noreña y El Berrón.
(Pinchar para ampliar)

Alguna foto de rigor.

Y nos vamos.
Descendemos por el mismo sendero del ascenso bordeando nuevamente la grieta.

Para salir otra vez al camino que recorremos tendidamente hacia la antena de telefonía que vemos a la derecha de la torre de alta tensión.

Llegados a la antena de comunicaciones, debemos descender por la pista que continúa por la izquierda de esta portilla.

La cual rápidamente nos saca a la carreteruca que viene de La Zorera y por la que continuamos en ligero descenso hacia La Bobia retomando el GR-105 y entrando en tierras de Langreo.

Llegamos al pequeño núcleo rural de La Bobia (435 m) que cruzamos a lo largo.

Rebasada La Bobia, continuamos en ligero ascenso por la estrecha carretera.

Pasamos junto a una solitaria casa ya en completo abandono.


Y comenzamos a descender hacia las casas de La Pasera.
Al fondo, la Peña Villa.

La Pasera (472 m).
Continuamos por la parte izquierda de esta casa y entramos en Noreña.

Abandonando el asfalto para seguir ya por pista.
Vamos justo por la divisoria con Langreo. Concretamente por uno de los cinco territorios separados entre sí a modo de islas que componen este concejo de Noreña, el más pequeño de Asturias.

Y llegamos al núcleo de Santo Medero (469 m).

Con su capilla, muy antigua y en completa ruina, donde estaba la imagen del santo en cuestión.

Podemos apreciar un vano tipo abocinado y poco más.

Un poco más adelante de Santo Medero nos encontramos con el antiguo bar, ya cerrado, de Olvido y Aurelio.

Continuamos nuestro agradable paseo entrando la pista momentáneamente en tierras de Langreo, donde estos caballos pastan plácidamente.

Nos aproximamos a una solitaria casa ya bordeando la base del Pico Santo Medero.

Una vez superada la casa, recorreremos unos metros y hay que estar atentos a esta portilla a nuestra derecha, que cruzamos comenzando el ascenso al pico por su vertiente suroccidental.

Ascenso éste que nos lleva poquísimo tiempo y sin apenas esfuerzo.

Cumbre de la alomada cima del Santo Medero (540 m).
Por aquí pasa la divisoria con Langreo.

Un pico cuyo interés, aparte de las vistas, radica en que es el techo de Noreña.
Tiene un buzón de cumbre muy guapo y simpático en forma de "gochín".

Nos llama la atención que uno de los autores de esta obra se llame exactamente igual que yo.
Juro que no soy, ya me gustaría.

Las vistas son similares al Cadaval.
Una panorámica de Noreste a Sureste con El Sueve y Peñamayor.
Si os fijáis en las casetas a la izquierda de la foto, por ahí pasa la pista, por lo que os podéis dar una idea de la escasa altura que hay que superar.
(Pinchar para ampliar)

Al Norte, El Berrón y Noreña.

En el extremo suroccidental de esta sierra y muy próximo, nuestro siguiente objetivo, la Peña Villa, una cumbre algo más montañera.

Foto de rigor con el "gochín".

Y nos vamos hacia la Peña Villa.
Descendemos nuevamente hacia la portilla para reincorporarnos a la pista que, tras recorrer unos pocos metros, finaliza en el collado del Canto la Cuesta (517 m).
Vemos una mesa con banco que tendremos que pasar siguiendo ya por sendero, manteniendo nuestro rumbo y por donde os señalo.
Abandonamos así el GR-105 que continúa por un camino por la parte derecha de la foto. Por ahí volveremos más tarde.

Más adelante el sendero gira a derechas entre estos árboles buscando el arranque de la arista septentrional de la Peña Villa.

Entramos en zona cotoyera que se recorre sin problema.

Bordeamos la arista siguiendo siempre marcado sendero para ascender al collado que os señalo.

Entramos así en una vaguada que debemos remontar en lo que será el tramo más pindio del día pero que se asciende sin mayor problema.

Una vista atrás.
El senderín por el que ascendemos, bien marcado.
(Pinchar para ampliar)

Alcanzamos el collado para salir a una vega, y seguimos la muria de nuestra izquierda traspasando sin mayor problema dos cierres. Mi mapa nombra a esta vega como Les Muries.

 El segundo, consecutivo del anterior, lo cruzamos por aquí, continuando por una vereda que nos llevará sin ninguna dificultad rápidamente a la cima.

 A nuestra derecha, la explotación a cielo abierto de la cementera que se está comiendo la montaña.

Cumbre de la Peña Villa (591 m).
El IGN llama a esta cima La Peñata.

Hacia el Sur, las vistas espléndidas sobre el valle de la Cuenca del Nalón con Riaño y Langreo.
(Pinchar para ampliar)

Un poco de zoom hacia la cordal del Retriñón.

Hacia el Suroeste, la Sierra del Aramo y, al fondo el Macizo de Ubiña.
(Pinchar para ampliar)

Zoom hacia Peña Rueda en Ubiña.

Bajo nosotros la vega de Les Muries, por donde hemos subido.

Hacia el Norte, El Berrón y Noreña con Pola de Siero a la derecha de la foto.

Abusando de zoom la Campa Torres y el Musel.

Descendemos por el mismo sendero nuevamente a Les Muries, pero vamos a variar ligeramente el recorrido de vuelta para que la ruta no sea tan lineal.
Os marco el itinerario inicial.

Una vez en la vega, giramos a nuestra izquierda recorriéndola a lo largo hacia el Suroeste por el sendero, hasta dar a un camino vallado que nos separa de los terrenos de la cementera, donde giraremos a nuestra derecha para seguirlo unos metros.

Nos encontramos con que este camino se encuentra bien cerrado por una malla metálica impidiéndonos continuar, ya que da acceso a la cementera.
Nos vemos obligados a girar a nuestra derecha, al Noreste, para continuar por otra vega, paralela a la anterior de la cual la separa una pequeña dorsal caliza.

Alcanzaremos este collado.

Para a continuación descender unos metros por esta ladera y prácticamente por donde nos parece hasta enlazar con un camino al lado de la bañera a modo de bebedero que os señalo.
Sin complicación.

Cómodamente por el buen camino manteniendo nuestro rumbo Noreste.

Abandonándolo por este punto e incorporándonos a otro que viene de la Paranza, para continuar con rumbo Este nuevamente sobre el trazado del GR-105.

Un tramo bastante guapo.

Por el que llegamos nuevamente al collado del Canto la Cuesta y su mesa de madera.
Nos volvemos a incorporar a la pista ya recorrida y que nos llevara de vuelta a La Pasera.

Un amigo aprovecha para saludarnos.

Pasamos nuevamente por La Bobia fijándonos en algún que otro detalle.


Rebasada La Bobia, alcanzamos la bifurcación de la pista que asciende hasta las antenas de telefonía, pero que ahora obviamos para no subir hasta la Peña Cadaval, continuamos así por la carretera que va a La Zorera.

La cual abandonamos, tras recorrer un breve tramo, por una pista que sale a nuestra izquierda y que nos lleva a pasar bajo la más escarpada vertiente oriental de la Peña Cadaval.

Nos fijamos en una fuente que vivió mejores tiempos y de la cual mana un hilillo de agua.

Junto a la casa de Cadaval nos llama la atención unas ruinas que parecen muy antiguas.

Una última vista hacia Peñamayor.

Alcanzamos Los Umeros entroncando con la pista recorrida hace unas pocas horas y nos despedimos de la Peña Cadaval.

Sin más descendemos a Molleo.

Finalizando este prestoso paseín mañanero.
Cogemos el coche que tenemos aparcado a la entrada del pueblo y todavía tendremos tiempo de tomarnos un vermut antes de comer.

Os dejo el perfil de elevación.

¡¡Un saludo!!

6 comentarios:

  1. Guapo reportaje. ..me la apunto que esta cerca de casa...un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy facilina y bien guapa. Un paseín, no van ser todo xataes.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Ruta que conocemos de no hace mucho. Como indicas, ideal para mediodía y salir a pasear un rato.
    Oye, curioso de narices lo del nombre del buzón del Santo Medero....
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hombre, está muy bien para hacer algo corto sin grandes pretensiones.
      Lo del buzón si que me sorprendió la verdad.
      Un saludo!!

      Eliminar
  3. Esta te la voy a copiar. Me falta el techo de Noreña y la ruta me viene clavada para salir a correr un rato por el monte después de currar. Esta cae una tarde de este verano, que además menudas vistas tiene ese cordal.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy guapa Javi, aunque no se yo si se te quedará algo corta pa una exprés de las tuyas jejeje.
      Saludos!!

      Eliminar